Ahora hay 269 personas interesadas en viajar al Norte Argentino!

El llamativo paisaje del Norte argentino: Las Yungas

Parque Nacional Calilegua

Si hay un paisaje que parece que nada tiene que ver con la región del Norte argentino es el paisaje de Las Yungas. Hay quienes dicen que son “la otra cara de Jujuy” por su brusco contraste con la quebrada y la puna.

Esta llamativa región se encuentra en el este de la provincia de Jujuy en los departamentos de San Pedro, Ledesma, Santa Bárbara y Valle Grande.
Las yungas se caracterizan por la variedad de vegetación desarrollada en distintos pisos, pueden verse más de 200 especies de árboles, más de 80 variedades de helechos, más de 100 especies de mamíferos, más de 30 anfibios y más de 500 especies de aves, convirtiéndose en un paraíso para los amantes de la observación de aves.
Este paraíso natural se combina con modernos ingenios azucareros y también con zonas de frutales.

Uno de los principales atractivos de esta región es el Parque Nacional Calilegua, único Parque Nacional de la provincia de Jujuy y el área protegida más grande del país con una superficie de más de 70 mil hectáreas. Un dato importante para tener en cuenta es que el acceso es gratuito.
Al transitar la Ruta Provincial 83 pueden identificarse tres ambientes bien distintos: la selva pedemontana, la selva montana y también el bosque montano. Cada uno de ellos cuenta con una vegetación distinta y característica.

Para quienes deseen disfrutar más de este imponente paisaje una opción interesante es acampar en un camping cercano al acceso de entrada del Parque. El camping cuenta con baños, pero las instalaciones carecen de agua caliente, se recomienda ir provisto de agua. Otra opción es hospedarse en la localidad de Libertador General San Martín, ubicada a 10 kilómetros de distancia del Parque.
Hay varios senderos que ofrecen distintas alternativas para conocer las bellezas del paisaje de yungas y brindan la posibilidad de adentrarse en la profundidad de la imponente selva, pudiendo avistar aves y con suerte alguno de los mamíferos que habitan esta región como los monos, los lobitos de río y los pecaríes.
El Parque tiene una señalización muy buena, como en toda área protegida es aconsejable recorrer los senderos que fueron habilitados por la Administración de Parques Nacionales, ya que por las frecuentes neblinas desviarse no suele ser una buena opción porque puede dificultar la orientación. Existe un sendero habilitado para recorrerlo en bicicleta.
Vale la pena animarse a descubrir esta región por ser un refugio de máxima pureza donde puede disfrutarse de actividades de bajo impacto en imponentes marcos naturales.