Ahora hay 181 personas interesadas en viajar al Norte Argentino!

El Norte y dos pueblos para escapar del bullicio de las grandes ciudades

Santa Catalina, Jujuy

No hace falta irse al otro extremo del mundo para hacer un paréntesis que nos permita disfrutar del olvido temporal de las obligaciones cotidianas y del ritmo agitado de las grandes ciudades. Basta con animarse a descubrir la magnífica variedad geográfica de lugares que la Argentina ofrece.

 

Nuestro país, está sobrado de rincones donde reina la tranquilidad y la paz junto con impactantes paisajes.

Si la idea es esfumarse por un tiempo (aunque sea breve) de la rutina, perseguir la felicidad y llegar a puntos donde existen sorprendentes postales, la próxima parada puede ser…

El extremo Norte: Santa Catalina

La respuesta a la pregunta ¿Cuál es el punto donde empieza Argentina? O ¿Dónde termina la Argentina? Tiene como respuesta al pueblo de Santa Catalina, una localidad ubicada en el límite con el vecino país de Bolivia, a unos 60 kilómetros de La Quiaca, en plena Puna jujeña. Se trata de una zona donde reinan los cerros colorados y poblados escondidos al margen de toda tecnología, modernidad y también de las rutas.

Santa Catalina es el nombre que lleva este pueblo donde viven apenas unos 400 habitantes. En unas pocas cuadras se encuentran casas intactas, donde parece que el tiempo allí no ha pasado.

Además de recorrer las pintorescas calles de Santa Catalina y la plaza central donde está el Museo Regional y la iglesia, una buena idea es visitar los pueblos vecinos. A tan sólo una hora del pueblo de Santa Catalina, se encuentra la ciudad de La Quiaca, un destino muy visitado por turistas que desean conocer la cultura del lugar y pasar unos días en el Norte extremo de la llamativa Quebrada de Humahuaca.


Iruya

Hasta hace poco tiempo era un punto olvidado en los mapas, un lugar que no existía para los viajeros ni los itinerarios turísticos.

Iruya es otro de esos pocos pueblos donde parece que el tiempo no ha pasado. Recorrer sus calles estrechas y empedradas sobre las que se levantan casas de adobe es un verdadero viaje al pasado.

Uno de los paseos imperdibles que tiene este sitio de la provincia argentina de Salta, es visitar la Iglesia, la que aparece en todas las fotos y postales. Después de conocer la Iglesia de “San Roque y Nuestra Señora del Rosario”, la próxima parada recomendada es el mirador que se encuentra enfrente, allí es posible deleitarse con una magnífica vista del valle y los cerros.

Un dato importante, se puede recorrer el pueblo en forma de excursión o, si la idea es quedarse más tiempo para disfrutar del silencio, la tranquilidad y las postales de este lugar único, se puede disfrutar más tiempo descansando en alguno de sus hoteles u hosterías.