Ahora hay 944 personas interesadas en viajar al Norte Argentino!

¿Por qué el vino salteño es tan bueno?

Vinos Salteños

Más allá de las ciudades y pueblos, de los impactantes paisajes, el Norte Argentino sintoniza otra frecuencia en destinos donde el crecimiento parece algo imparable, en donde surgen otras propuestas novedosas e imperdibles como es el caso de la “Ruta del Vino”. Esta propuesta invita a conocer más de cerca el proceso de elaboración y a deleitarse con los vinos de altura.

La zona dónde se producen los vinos más importantes de la Provincia de Salta es en los Valles Calchaquíes, un lugar caracterizado por un clima seco y templado ideal para el cultivo y producción del vino, especialmente el vino Torrontés, una variedad autóctona del país

La cepa Torrontés es sin lugar a dudas, una de las más emblemáticas de la provincia de Salta, caracterizada por ser frutada y muy aromatizante. El lugar que se asocia con este varietal es la localidad de Cafayate atravesada por la Ruta Nacional 40 y caracterizada por varios puntos de interés turístico como la Quebrada de Las Conchas, unas formaciones rocosas que fueron esculpidas por el accionar de la erosión.

Por supuesto que el recorrido por los caminos del vino no está completo sin antes conocer el reciente Museo de la Vid y el Vino de la localidad de Cafayate. Se trata de un espacio interactivo y entretenido que contribuye a conocer más sobre los secretos de la bebida, es apto para cualquier edad.

La Ruta del Vino de la provincia de Salta es un circuito de unos 200 kilómetros que combina los secretos del vino junto con imponentes paisajes como la Quebrada de las Flechas y pueblos centenarios donde pareciera que el tiempo juega a detenerse.
El Recorrido propone conocer producciones artesanales como las de Cachi y Seclantás además de modernas bodegas equipadas con la última tecnología.

La Ruta del Vino es interesante porque permite conocer viñedos que están ubicados entre los 1600 y 2400 metros sobre el nivel del mar. La altura le concede al vino un carácter especial, una fuerte personalidad y una fragancia única.

Para los amantes del vino, es impensable hacer solamente una breve visita a una bodega, se sugiere por lo menos dedicar tres días para recorrer los caminos del vino pernoctando en Cafayate y en Cachi. En caso de disponer de más tiempo, una buena opción puede ser dedicarle un día a Molinos para descansar y seguir conociendo más.

Entre montañas, atravesando caminos serpenteantes, recorriendo pueblos históricos, se pueden conocer los secretos de una ruta vitivinícola que enamora y devela los secretos del buen vino y también del pasado fundacional de la Argentina.