El Norte argentino es un zona de paisajes tan imponentes como variados: volcanes, salares, yungas, a los que se suman tradiciones, pueblos que cuentan historias, peñas y mucho más. Es probable que un viaje no baste para conocer esta zona con tantos destinos y puntos turísticos, sino que haya que regresar más de una vez para conocerla…

Si estás planificando un viaje al Norte argentino seguramente este texto te será de ayuda, vamos a presentarte los mejores lugares…

Quebrada de Las Flechas

Si el plan es ver formaciones rocosas, a la vera del camino uno de los lugares que recomendamos es Quebrada de Las Flechas. Estas formaciones tienen más de 20 metros de altura y se encuentran a ambos lados de la Ruta Nacional 40 en la provincia de Salta. Se puede recorrer este trayecto en cualquier época del año pero recomendamos evitar los meses de verano ya que la ruta puede cortarse por las crecidas de los ríos. Hay una excursión de 2 días donde se visita este mágico lugar.

Salinas Grandes

Este desierto blanco se encuentra ubicado entre las provincias de Jujuy y Salta y se lo puede visitar en cualquier época del año. Es el tercer salar más grande de Sudamérica. La excursión que visita este paraje sale todos los días desde Salta a las 7:00 hs.

Ciudad de Santiago del Estero

Es la ciudad más antigua del país, se la apoda “Madre de Ciudades”. Tiene interesantes construcciones históricas para recorrer como sus iglesias junto con lugares muy nuevos como su museo.

Parques Nacionales

En el Norte argentino se encuentran espacios protegidos que merecen la pena ser visitados como es el caso del Parque Nacional Baritú, el Parque Nacional ubicado más al norte del país donde se puede ver la selva de yungas. Otro de los parques recomendados es el Parque Nacional Rey y el Parque Nacional Los Cardones.

Humahuaca

Es el punto de llegada y partida de la famosa Quebrada de Humahuaca la cual fue declarada como Patrimonio de la Humanidad en el año 2003. Una de las formas de conocer este pueblo de la Quebrada junto con otros más es tomando una excursión desde Salta Capital.

Salta

Uno de los puntos ineludibles del Norte es la Ciudad de Salta, llama la atención su estilo colonial, sus llamativas construcciones y también la gran cantidad de paseos en su interior y en sus alrededores. Además, Salta es un punto ideal donde hospedarse para salir a hacer excursiones por la Puna, Salinas y Quebrada. Recomendamos hacer un city tour recorriendo sus puntos más importantes.

El norte argentino es una región que posee un gran patrimonio cultural y, especialmente, arqueológico y antropológico. A partir del año 2002, distintas organizaciones de Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia se unieron para impulsar la investigación, difusión y conservación de una de las redes de comunicación más complejas y extensas de las que se tenga registro.
El Qhapaq Ñan (Camino principal) fue una de las herramientas fundamentales del Tahuantinsuyu (imperio Inca) y se extendió a lo largo de la región andina, por lo que las provincias del NOA albergan múltiples sitios de gran valor patrimonial que nos permiten conocer más sobre la vida de estas civilizaciones. Gracias a este esfuerzo en conjunto, la UNESCO declaró al Qhapaq Ñan como Patrimonio de la Humanidad en el año 2014.

Los incas se valieron de la infraestructura que poseían los pueblos a quienes conquistaron y la perfeccionaron para lograr tender una red que no solo era la vía de comunicación más importante del continente si no también una verdadera muestra de su poder y autoridad. Hacia el siglo XV, la red de caminos había alcanzado su máximo esplendor, uniendo a toda la región bajo su dominio económico y cultural hasta la llegada de los conquistadores españoles.

El camino tiene una extensión de casi 30.000 kilómetros y atraviesa todo tipo de ambientes y paisajes; áridos desiertos, selvas, bosques y montañas de más de 6.000 metros donde se hallaron sus santuarios de altura. Muchos de estos sitios se encuentran en las provincias del norte argentino y son lugares muy interesantes para conocer y aprender más sobre las culturas prehispánicas.
Uno de los sitios de mayor renombre se encuentra emplazado en el volcán Llullaillaco. Éste se ubica en la provincia de Salta y es donde se realizó uno de los descubrimientos más importantes de las últimas décadas: se hallaron los cuerpos de tres niños congelados (momias naturales) que hoy en día se exhiben en el MAAM (Museo de Arqueología de Alta Montaña) junto con los objetos que formaban parte de su enterratorio. Un paseo imperdible si se visita la ciudad, dado que es uno de los museos más innovadores del mundo ya que permite a los visitantes elegir ver o no los cuerpos exhibidos en vitrinas de alta tecnología que preservan los cuerpos, buscando mantener las condiciones en las que fueron hallados en el volcán.
Santa Rosa de Tastil alberga las ruinas de la que fue la ciudad precolombina más grande del actual territorio argentino, un punto estratégico entre las regiones de la Puna y los Valles Calchaquíes. Hoy en día es posible visitar este sitio y un pequeño museo con un interesante registro sobre este pueblo cuyo colapso todavía es un misterio para los científicos.
En los alrededores de Cachi es posible encontrar varios sitios con pinturas rupestres y grabados en piedra con un enorme valor, además de otros importantes sitios como La Paya. El Museo Arqueológico Pablo Díaz se ubica frente a la plaza principal y ofrece una amplia colección de hallazgos en sitios de alta montaña en los Nevados de Cachi, como es el sitio Uña Tambo.
La provincia de Jujuy también posee un importante patrimonio, siendo quizá el Pucará de Tilcara el de mayor renombre. A más de 2500 metros de altura, la reconstrucción de este fuerte, en manos de investigadores de la Universidad de Buenos Aires permite a los visitantes recrear e imaginar la forma de vida y las costumbres de los antiguos pobladores gracias al arduo trabajo de grandes etnógrafos y arqueólogos durante el siglo XX.

A lo largo de toda la Quebrada de Humahuaca se encuentran decenas de sitios arqueológicos como por ejemplo El Alfarcito, Peñas Blancas, Inca Cueva (cubierto de pinturas rupestres) o Huachichocana, uno de los sitios que registra ocupación más temprana en todo América del Sur.
Más hacia el sur, en Tucumán, encontramos sitios como los de El Pichao, Quilmes o Tafí del Valle. En este último, se hallaron enormes esculturas de piedra talladas conocidas como menhires que hoy en día se pueden visitar en la localidad de El Mollar.
Sin duda alguna, el norte argentino es una región de enorme interés arqueológico e invita a todos los visitantes a aprender más sobre su milenaria cultura y participar en la conservación y difusión de estos conocimientos. El patrimonio arqueológico pertenece a cada uno de los ciudadanos de la República Argentina, representa nuestra historia y nuestra identidad. Es tarea de todos protegerlo, cuidarlo y darlo a conocer.

Salta es considerada por muchos la ciudad más linda del norte argentino y es una de las favoritas a la hora de comenzar o finalizar todo itinerario por estas provincias. A la hora de recorrerla, las distancias no son muy grandes por lo que se puede disfrutar de la ciudad caminando por todos lados y atravesando sus pintorescas calles entre la gente, los autos, motos y bicicletas que forman parte de su caótico tráfico.

Sin embargo, puede que nos agarre algún día o noche de lluvia durante nuestra visita, especialmente si lo hacemos durante el verano, la época con mayores precipitaciones. Encontrar un paraguas no representa ningún problema ya que los vendedores callejeros aparecen inmediatamente desde abajo de las baldosas e inundan el centro ofreciendo resguardo para el agua. Lo importante es no perder las ganas de descubrir esta hermosa ciudad y prepararse para realizar otras actividades que nos permitan olvidarnos del clima estando bajo techo. A no dejar que esto nos desanime!

Los museos son una gran alternativa para ocultarnos de la lluvia, por lo que una visita al MAAM (Museo de Arqueología de Alta Montaña), El Cabildo (Museo Histórico del Norte), Pajcha (Museo de Arte Étnico) o el MAC (Museo de Arte Contemporáneo) son buenas opciones para aprender sobre la historia y cultura de la región al mismo tiempo que esperamos hasta que vuelva a salir el sol.
Para los fanáticos de las artesanías, el Mercado Artesanal (Av. San Martín 2555) es un hermoso refugio ya que podemos pasarnos unas horas recorriendo una preciosa casona antigua repleta del trabajo de los mejores artesanos de la ciudad y la provincia, un lugar ideal para descubrir las obras de estos artistas y volver a casa con regalos para todos nuestros conocidos!

La alternativa universal para los días de lluvia es el cine y Salta posee algunas opciones para disfrutar de una película con pochoclos y olvidarnos del agua por unas horas. Las grandes cadenas Hoyts y Cinemark tienen sus salas ubicados en los centros comerciales Alto NOA y Libertad, respectivamente. Sin embargo, existe una alternativa más económica en plena zona céntrica: el Cine Ópera (Urquiza 560, entre Buenos Aires y Alberdi). Este antiguo cine funciona desde hace décadas en el centro y es el único sobreviviente ante el auge de las grandes cadenas de salas.

Otra buena idea para estos días lluviosos es disfrutar de algún espectáculo en alguno de los teatros de la ciudad. Recomendamos consultar la cartelera del Teatro Provincial, Fundación Salta, Teatro del Huerto y El Teatrino. Todas estas salas suelen presentar espectáculos, obras y recitales de gran categoría por lo que pueden salvarnos de una noche húmeda antes de seguir viaje hacia nuestro próximo destino.

El receso de vacaciones de invierno le permite a muchísimas personas realizar una escapada de la rutina y salir a conocer distintos rincones de nuestro país. Cada año, miles de visitantes llegan al Norte Argentino para disfrutar y maravillarse con sus paisajes, la calidez humana, la comida, la música y el resto de las actividades que esta región tiene para ofrecer.
Vamos a repasar cuatro de las excursiones más completas que podemos realizar si decidimos hacer base en la ciudad de Salta.

Cafayate

 

Cafayate se ubica a unos 180km de la ciudad de Salta, enmarcado en pleno Valle Calchaquí, en una zona famosa por sus viñedos y bodegas que lo convierten en un paseo ideal para disfrutar con nuestros propios ojos los impresionantes paisajes y degustar un buen vino.
Partiendo temprano desde Salta, se deja atrás el fértil Valle de Lerma pasando por pueblitos como Cerrillos, La Merced y La Viña, donde se puede apreciar los cultivos de tabaco tan característicos de la zona. Tomando la RN68, pasamos por el pueblo de Cnel. Moldes que sirve de entrada al Dique Cabra Corral, uno de los reservorios de agua dulce más importantes del país.
A medida que nos comenzamos a adentrar en la Quebrada de las Conchas, el paisaje se vuelve más árido y rojizo. Se atraviesa Alemanía, un verdadero pueblo fantasma donde solo se mantiene en pie la antigua estación de tren y algunos pobladores que viven en comunidad.
A lo largo y ancho de esta quebrada comenzaremos a disfrutar de variadas formaciones rocosas que se formaron con el transcurso de millones de años (las más famosas: La Garganta del Diablo, El Anfiteatro, El Fraile, El Sapo, Los Castillos). Antes de llegar al pueblo pasamos por varias bodegas que, sin duda, merecen ser visitadas por los amantes del buen vino.
Una vez en el pueblo, se destaca la bella plaza central, la Catedral, la variedad de gastronomía regional y el tradicional helado de vino Torrontés!

Cachi

 

Este pueblo se ubica a unos 160km de la ciudad de Salta. Se recorre el mismo trayecto que en el viaje a Cafayate pero se realiza un desvío en El Carril para tomar la RP33 hacia Chicoana. Luego de ir dejando atrás el verde del Valle de Lerma, el camino se empieza a tornar más árido y va cambiando de color mientras nos adentramos en la quebrada del río Escoipe, un hermoso paisaje que se utilizó para filmar la película “La Guerra Gaucha”. Después de pasar el paraje El Maray (donde se puede para a comprar un refrigerio o alguna artesanía), comienza la subida por la famosa e imponente Cuesta del Obispo; un ascenso de unos 1700 metros en tan solo 20 kilómetros de curvas y contracurvas disfrutando de un paisaje espectacular. Una vez que llegamos al punto más alto, conocido como Piedra del Molino, seguimos viaje atravesando el Parque Nacional Los Cardones y la Recta del Tin Tin hasta llegar al pueblo de Payogasta, el último antes de llegar a Cachi.
En este pintoresco pueblito podemos disfrutar de su bella plaza central, la famosa iglesia, el Museo Arqueológico, el cementerio que se ubica por encima del pueblo y, si nos animamos, hasta una curiosa pista de aterrizaje para OVNIS!

San Antonio de los Cobres y las Salinas Grandes

 

El Tren a las Nubes es una de las excursiones más famosas del país pero, no por eso, la única forma de conocer esta zona. San Antonio de los Cobres se encuentra a unos 165 kilómetros de la ciudad de Salta, en plena región de la Puna, una de las más áridas y desérticas de la Argentina.
Partiendo desde la capital salteña por la RN51, luego de atravesar el pueblo de Campo Quijano nos adentramos en la Quebrada del Toro donde iremos cruzándonos con las vías y viaductos del ferrocarril hasta llegar a Santa Rosa de Tastil. Aquí es posible visitar las ruinas preincaicas que sobreviven hasta nuestros días en el medio de la antigua ruta comercial entre el Pacífico y las llanuras pampeanas.
En este punto es donde las vías se separan de la ruta y continuamos escalando hasta superar los 4000 metros sobre el nivel del mar, en Abra Blanca. Luego de un breve descenso llegamos hasta San Antonio de los Cobres, pueblo minero que se caracteriza por sus bajas temperaturas y aridez todo el año.
Existe la opción de volver hacia Salta por otro camino, visitando las Salinas Grandes para luego descender por la Cuesta de Lipan hasta Purmamarca (Provincia de Jujuy) antes de retornar a nuestro punto de partida.

Quebrada de Humahuaca

 

La UNESCO nombró Patrimonio de la Humanidad a esta región de la provincia de Jujuy en el año 2003 bajo la categoría de “paisaje cultural”. La misma se extiende aproximadamente desde Volcán hasta Humahuaca, acompañando el cauce del río Grande.
Partiendo desde Salta, se viaja hasta Gral. Güemes donde se toma la RN34/9 hasta cruzar a la vecina provincia de Jujuy. Es posible visitar la ciudad de San Salvador de Jujuy antes de adentrarse en la quebrada propiamente dicha. Los pueblos que no se puede dejar de visitar son Purmamarca (con su iglesia, mercado artesanal y el Cerro de los Siete Colores), Tilcara (donde se destacan el museo arqueológico y el Pucará) y Humahuaca (hogar del imponente Monumento a los Héroes de la Independencia).
También se pueden visitar otros puntos durante el recorrido como Uquía (cuya iglesia es famosa por los antiguos cuadros que posee), Maimará e incluso el monolito por donde cruza el Trópico de Capricornio.
Desde esta zona, es posible extender el recorrido para conocer Iruya, uno de los puntos más aislados y hermosos del Noroeste Argentino.

Al visitar una ciudad, siempre es una buena idea llevarse una vista de la misma desde algún punto panorámico. Por suerte, Salta tiene un espectacular mirador natural: el cerro San Bernardo. Ubicado al este de la ciudad, esta pequeña montaña llena de verde vegetación nos permite disfrutar de una vista privilegiada desde su más de 280 metros de altura.

El cerro forma parte de la Cordillera Oriental que hace 400 millones de años formaba parte del lecho de un mar de aguas poco profundas. Con el correr de los años, la actividad tectónica fue elevando las montañas que hoy en día podemos apreciar. De hecho, todavía se encuentran restos fósiles marinos de ese entonces como por ejemplo trilobitas.

Existen tres formas de subir hasta la cima del cerro, ideales para todos los gustos y bolsillos. Si contamos con un coche, se puede llegar hasta la cumbre por una ondulada ruta de unos 2 kilómetros que comienza en el barrio Portezuelo, detrás de la terminal de ómnibus en el acceso este de la ciudad. El teleférico también es una interesante opción que nos deposita en la cima desde el Parque San Martín en unos 8 minutos. Este viaje en las pequeñas góndolas no es apto para claustrofóbicos pero, sin duda, permite disfrutar de una perspectiva muy peculiar sobre los edificios aledaños al cerro. Cada tramo cuesta $55 (menores hasta 5 años sin cargo) y se pueden comprar individualmente, lo que permite combinar con un descenso a pie. El teleférico funciona de lunes a domingo entre las 10 y las 19hs.

La mejor de las alternativas es caminar a través de los 1070 escalones de piedra para llegar hasta la cumbre en unos 30-45 minutos. La escalinata comienza detrás del Monumento a Güemes, junto al Museo de Antropología y es un paseo ideal para ir disfrutando de la vista atravesando la vegetación autóctona de la región. Este recorrido comparte el trazado con 14 estaciones del Via Crucis que se realiza el primer domingo de mayo cada año, reflejando la fuerte tradición religiosa de Salta.

Una vez en la cima, se puede disfrutar de terrazas y balcones construidos con piedra de la zona que nos permiten apreciar de una inmejorable vista de la ciudad y el valle de Lerma, así como las montañas de la precordillera al oeste, ideal para observarlas a la hora del atardecer. También hay una confitería y varios puestos de artesanías ideales para volver a casa con recuerdos de nuestra visita al norte.
El City Tour que se realiza en minibus incluye este mirador como una de las paradas más destacables y es una gran opción para llevarse un pantallazo general de la ciudad y sus alrededores.
Desde hace décadas, el Cerro San Bernardo sirve de inspiración para la obra de músicos y poetas y es una parte fundamental de la vida de Salta.

El NOA es una región con una gran tradición gastronómica. La mezcla de sabores y colores con raíces del mundo prehispánico y otra pizca de herencia ibérica hace de la comida norteña un condimento más que importante durante nuestro viaje.
Te invitamos a conocer las propuestas más ricas y tradicionales!

Empanadas

Las verdaderas estrellas en tu viaje al norte. Mucho se habla y se discute sobre qué provincia argentina tiene las mejores empanadas. Desde el amplio (y, a veces, excesivo) abanico de gustos que ofrecen las empanadas de Buenos Aires, pasando por las santiagueñas, las tucumanas (los conservadores le decimos NO a las pasas de uva) hasta las fritas jujeñas. Sin embargo, el consenso parece ser que en Salta se encuentran las empanadas más tradicionales y sabrosas a lo largo y ancho de la Argentina.
Todo amante y catador de empanadas tiene sus lugares preferidos para comer estos deliciosos pastelitos de masa rellenos con carne, queso o pollo cocidas al horno de barro. O al menos esos son los gustos que los fundamentalistas de la empanada reconocen.
En la ciudad de Salta vamos a encontrar empanadas por todos lados. Cada restaurant las ofrece en su carta, hay delivery, vendedores ambulantes que se ganan la vida vendiéndolas en la calle y lugares especialmente dedicados a ofrecerlas.

Humitas

La humita en chala (aunque en algunos lugares se sirve al plato) es un preparado a base de maíz y se consume a lo largo y ancho de la región. Una sabrosa mezcla de pasta de choclo con distintas especias y un pedazo de queso, que puede ser de vaca o de cabra, derretido en el centro. Existen tanto dulces como saladas y mucha gente hasta les agrega azúcar a ambas versiones.

Tamales

De similar formato que la humita, aunque de forma esférica, los tamales son otro plato servido en chala de choclo muy común en la región. A diferencia de la humita (que se prepara con maíz fresco), el relleno de los tamales se compone de una mezcla de harina de maíz, carne, verdura y especias.

Locro

Mucho se habla de este guiso durante las fechas patrias como el 25 de mayo o el 9 de julio, por lo que si se visita la ciudad de Salta durante el invierno hay que asegurarse de probar un locro bien pulsudo y calentito!
Este guiso se prepara a base de zapallo, porotos, maíz o papas y tiene un origen claramente prehispánico. Además de la base vegetal se suele agregar todo tipo de carne fresca o seca como mondongo, chorizo colorado o incluso cerdo y condimentar con un poco de cebolla de verdeo. Una verdadera delicia llena de calorías y cocinada a fuego lento por varias horas.

Postres Regionales

A la hora del postre, también podemos destacar algunas opciones dulces para finalizar una típica cena tradicional.
El “turrón salteño” parece una torta pero no lo es. Esta combinación de varias capas de masa con dulce de leche, nueces y una cobertura de crema es un manjar y una verdadera artesanía de la gastronomía local. Las colaciones son pequeñas tabletas de masa untadas con dulce de leche y bañadas con azúcar caramelizada, ideales para picar algo luego de la comida.
Otro postre típico del norte es el quesillo (que puede ser de cabra o de vaca) acompañado de dulce de cayote, una especie de zapallo que crece en la región o dulce de caña de azúcar.
Las Nueces Confitadas son otra delicia que consiste en una nuez pelada, recubierta con dulce de leche y con una capa externa de azucar fondán.

El noroeste argentino es una región que se caracteriza por su riqueza natural y la variedad de especies que alberga. Los Parques Nacionales son áreas protegidas que, bajo un marco legal específico, buscan preservar la flora y la fauna autóctona para que nosotros y todas la generaciones venideras puedan disfrutarlas.
Vamos a repasar los parques nacionales más importantes de las provincias de Salta y Jujuy, unos lugares con una belleza natural impresionante que, aunque algunos son difíciles de visitar, no tienen desperdicio.

Parque Nacional Los Cardones

Uno de los parques más visitados (muchas veces inadvertidamente) se encuentra en la provincia de Salta. Los Cardones posee unas 64000 hectáreas y se creó en 1961 en medio de un ambiente de sierras secas que era de gran importancia para las culturas prehispánicas ya que aquí encontraban agua y pasturas para su ganado.
A pesar de no poseer una infraestructura adecuada para recibir turistas, el parque tiene su sede administrativa en el pueblo de Payogasta donde el turista podrá obtener más información acerca de la reserva natural.
Este parque se cruza al viajar de Salta a Cachi y uno de sus tramos más reconocibles es la Recta del Tin Tin, 19 kms. trazados con absoluta precisión sobre un antiguo camino Inca.
La vegetación que predomina en esta reserva (y le da el nombre al parque) es el cactus gigante de la especie Echinopsis atacamensis, más conocida en la región como cardón.
Además de la belleza de estos especímenes, también se pueden encontrar restos paleontológicos como huellas de dinosaurio y pinturas rupestres. A pesar de ser una zona árida y complicada para que se desarrolle la vida, la fauna incluye quirquinchos, distintos gatos monteses, zorros, pumas y hasta cóndores.

Parque Nacional El Rey

Se ubica a unos 200kms de la ciudad de Salta, más específicamente en el departamento de Anta. Es una de las áreas con más biodiversidad de todo el norte y abarca tanto la zona de yungas (o selvas de altura) como el Chaco seco.
Sus más de 44000 hectáreas se encuentran en plena selva tropical, caracterizada por sus altas precipitaciones que pueden alcanzar los 2000 mm anuales.
Debido a que se encuentra en un área con una altura sobre el nivel del mar cambiante, este parque permite disfrutar de una variedad de bosques, selvas y hasta praderas donde hace miles de años ya habitaban nuestros antepasados, principalmente agricultores. Sus descendientes todavía viven en ciertas zonas del parque y entre los restos arqueológicos que se encontraron se destacan cerámicas con motivos zoomorfos y hachas de piedra pulida.
El Rey es un área protegida para muchísimas especies animales. La fauna del lugar incluye pumas, tapires, monos, zorros y otros felinos, así como coloridos loros y colibríes.
Entre los especímenes vegetales, se encuentran quebrachos, molles, tipas, guayabos y hasta una especie de flor de cuya existencia sólo se conoce en este parque: la Aphelandra lilacina.
Para los interesados en visitarlo, es posible acampar en un sector provisto de asadores y sanitarios con entrada gratuita.

Parque Nacional Baritú

Este parque nacional es uno de los más aislados y, por lo tanto, menos visitados del país. Gracias a su inaccesibilidad es, también, uno de lo más vírgenes y su fauna continúa casi intacta. Las Yungas (selvas de montaña) son el ecosistema predominante sobre los cerros donde se puede encontrar verdaderos microclimas tropicales.
Estas más de 70000 hectáreas se encuentran en el departamento de Santa Victoria, Salta y solo es posible acceder a la reserva desde Bolivia o en avión.
La selva protegida incluye cebiles, guayabos, jacarandá, palo santo, palmeras y a medida que, a mayor altura, se convierte en un bosque montañoso de cedros. Entre los animales, se destacan tapires, yaguaretés, pumas, armadillos, zorros y varias aves como cóndores y águilas.
A pesar de que no existe transporte público para llegar a visitar el parque, no es imposible. La entrada es gratuita y se aconseja visitarlo entre abril y diciembre.

Parque Nacional Calilegua

Este parque se creó en el año 1979 sobre las faldas de las serranías del sudoeste de la provincia de Jujuy, principalmente, para proteger la región de las yungas. Con más de 76000 hectáreas, Calilegua es el parque nacional de mayor extensión en el todo el norte argentino.
Posee un clima bastante caluroso y húmedo (con precipitaciones de hasta 1300 mm anuales) y actúa como transición entre el bosque chaqueño y las húmedas selvas de montaña.
Entre las especies protegidas dentro del parque, se destacan yaguaretés, pumas, zorros, carpinchos, hurones, cóndores, tucanes y urracas. Se estima que Calilegua alberga casi el 50% de las especies de aves del país.

Los invitamos a todos a seguir recorriendo esta hermosa región y a conservar el inmenso patrimonio natural que tanto la distingue!